Blogs

Tres envidias
por Enrique García-Máiquez
13 de agosto de 2021
Tres envidias

 

El secreto de la felicidad es convertir nuestras irremediables envidias en admiraciones remediadoras. De quien lo consigue es la tierra entera con todo lo que posee y, aún más importante, será un hombre, que diría Kipling. En la playa, sigo leyendo tres libros insuperables que me sacuden en mis cómodas ambiciones y me recuerdan la excelencia inalcanzable a la que debo aspirar sin desaliento ni amarguras. La traducción portuguesa de la poesía de Miguel d’Ors, con el título de O fiasco perfeito está siendo —como explicaré— una ocasión de oro de repasar la poesía del maestro; el último tomo de los diarios de Andrés Trapiello, Quasi una fantasía, me parece un ejemplo apabullante de lo que tiene que ser un diario; y los Diarios de prisión del cardenal Pell, no son literatura, sino un recordatorio del amargo destino que aguarda a los consecuentes, en consecuencia. Teniendo en cuenta que aspiro, más que nada, a ser poeta, a ser un prosista autobiográfico y a ser un católico integral, vean qué cumbres contemplo desde mi silla de playa, bajo mi sombrilla, cada mañana, como quien no quiere la cosa. Qué tres lecturas exigentes hasta la humillación, pero redimidas por la admiración.

 

Lo que me sirve de entrenamiento para el resto del día. Lo que permite que uno llegue en forma ante las envidias más pequeñas que me van asaltando a traiciónpor ahí. Confesaré tres.

 

I.-

Veo de lejos en la playa a un viejo conocido, que en la juventud era un poco tontaina. Ahora no sé, pero no debe de serlo. Está con un hijo adolescente, y qué cariñoso es éste con él. Le palmea la espalda, le da un brazo al levantarse, le guiña sonriendo. Mis hijos son encantadores, es verdad, pero esa plenitud de aprecio en la adolescencia me da mucha envidia. A ver si llegamos… ¿Qué digo «envidia»? ¡Mucha admiración!

 

II.-

 

Más tarde, Miguel González me enseña su ex libris. Me dice que está inspirado en el mío, o sea, en el de John Senior. Está inspirado —constato— en el mejor sentido de la palabra, que es cuando se coge impulso… para llegar más lejos.

 

Éste es el bellísimo de Miguel:

 

 

Toma la idea del logo del instituto Pearson de Humanidades de John Senior. Los grandes libros son estrellas que, como la Osa Mayor, nos dicen —y por eso importan— donde está la estrella Polar de la Verdad fija, que permanece mientras gira el orbe y el firmamento.

 

 

Yo, para hacerle un guiño a Senior, cambié la Osa Mayor por Casiopea, que forma una M de Máiquez y, sobre todo, de María, cuando está por encima de la Polar. Subrayé la condición de asteriscos de las estrellas, porque leo así, marcándolos en el margen, creando constelaciones. Y puse una raya que es la del horizonte de mi mar del Puerto, con sus dunitas y pinos abstractos representados por las letras del ex libris.

 

¿Qué envidio (digo, admiro) tanto del ex libris de Miguel? No sus preciosas montañas, la Bola del Mundo y la Maliciosa, porque yo tengo mi playa y me vale. Tampoco esa  estación de telecomunicaciones que parece talmente una ermita, y que, en cierto modo lo es, porque para un escritor comunicar es un deber sagrado. Aun así, lo deslumbrante es que haya tenido la perspicacia de representar su Polar tirando del carro de las estrellitas de la Osa Menor, como las obritas que, después de descubrir nosotros la verdad en nuestras lecturas, tenemos que producir, porque haber encontrado la verdad no es el final, sino el comienzo de más vida y más literatura. Cada vez que mire mi ex libris buscaré con mi vista cansada las otras estrellas que le debo a la Osa Menor y que todavía, ay, no he escrito. ¡Gracias, Miguel, por este regalo de exigencia!

 

y III.-

Mi última envidia por hoy es a fray Luis de León y es paradójica: le envidio su falta de envidia. Y todavía más, su finura: tan malo es envidar como ser envidiado, que sería peor si no fuese porque resulta casi lo mismo. Así que, aunque sea para no ensuciarle la limpieza de sus versos, tampoco se los envidio. Se los admiro, ea, y muchísimo; y ya está:

 

 

 

 

 

 

También te puede interesar
f
1942 Amsterdam Ave NY (212) 862-3680 chapterone@qodeinteractive.com
[contact-form-7 404 "No encontrado"]
Free shipping
for orders over 50%