Reseñas

Los viajes Europa

Anno Mitsumasa
Editorial
Kalandraka
Año de Publicación
2021
Categorías
Sinopsis

Llega el viajero en una barca a un paraje del norte de Europa y,

cruzando bosques, aldeas y ciudades a lomos de un caballo irá conociendo el paisaje, la arquitectura, las costumbres y la vida cotidiana de sus gentes. Mitsumasa Anno publicó esta obra visual de «Los Viajes» por el Viejo Continente en 1977, cuando la presencia de un turista japonés era sorprendente en los países -Dinamarca, Inglaterra, Francia, Alemania?que visitó. El propio autor comenta sus impresiones de aquel primer periplo en 1953 con anécdotas, explicaciones sobre el contenido de las imágenes a doble página y reflexiones sobre el choque cultural que revelan su interés por la naturaleza, su carácter pacifista y tolerante -?son más las cosas que nos unen que las que nos separan?- y su pasión por el arte.

Europa vista desde los ojos de un ilustrador japonés

Temática:
Un libro precioso con los paisajes de la Europa que inspiró al ilustrador japonés Mitsumasa Anno
Te gustará si:
Te gustan los dibujos a doble página en los que cada vez que los miras descubres algo nuevo
Dónde leerlo:
Para ojear solos o en familia, a ver qué descubre cada uno
Acompáñalo de:
Una merienda fresquita

Por fin tengo en mis manos Los viajes: Europa (Kalandraka, 2021), de Mitsumasa Anno, y estoy la mar de contenta. El libro es tan gustoso como lo imaginaba, con esa estética de álbum ilustrado antiguo (la primera edición es de 1977) y esa paz que transmiten los paisajes en los que el ilustrador mezcla sin ningún tipo de reparo una iglesia alemana con un pueblo francés para crear una Europa amalgamada que no chirría, y que no deja de sernos muy familiar a pesar de la mezcla. A lo largo de sus viajes por Europa, Anno fue tomando lo que le llamaba la atención de aquí o de allá y creando unas composiciones equilibradas, tranquilas y amables que creo que ayudan a cualquier niño que se críe mirándolas a formar un imaginario acogedor del que tirar cuando vayan pasando los años y vuelva la vista a su infancia.

De vez en cuando Anno coge personajes de una obra de arte europea —Las espigadoras y El Angelus, de Millet, Buenos días, señor Courbet, de Courbet (que no conocía y me ha encantado) o El puente Langlois de Arlés, de Van Gogh, por ejemplo— y los incorpora a sus ilustraciones con una sencillez preciosa. Encajan con mucha naturalidad, igual que lo hacen sus mezclas de arquitectura y países. Además de la curiosidad de los cuadros —quizá más atractiva para alguien que ya los conoce y puede deleitarse con estos pequeños descubrimientos—, Anno se tomó la molestia de colar entre sus páginas a personajes de cuentos clásicos que puede reconocer cualquier niño: Caperucita Roja, el Gato con botas, Don Quijote y Sancho Panza. Lo bien que se lo debió de pasar este hombre con este libro.

 

En su día decidió no dibujar coches porque lo antiguo no envejece nunca pero lo moderno se queda obsoleto enseguida, así que en lugar de talleres, mecánicos y automóviles nos encontramos en vez con herrerías, caballos y carromatos. Encuentro que fue una decisión acertadísima que hace que sus libros sean aún más evocadores, aunque por otra parte creo que a estas alturas, tantos años después, esos coches serían ya tan atemporales como las herrerías y los canteros de los cementerios que nos dejó.

Al final del libro Anno nos cuenta que fue cuando viajó por primera vez a Europa, mirando por la ventanilla del avión en el momento previo al aterrizaje, cuando se le ocurrió que quería hacer un libro ilustrado con ese mundo distinto y fascinante en el que estaba a punto de sumergirse. Y que, cuando lo hiciese, las únicas palabras que contendría serían las de los carteles de las tiendas, que podrían estar en otro idioma pero daría igual, porque ver el comercio bastaría para distinguir si se trataba de una frutería o un hotel. Él, que al principio pensó que en el extranjero —venía de Japón— sería todo distinto, llegó a la conclusión de que eran más las cosas que nos unían que las que nos separaban y que, pese a las diferencias, todos nos parecíamos mucho por dentro.

 

Siento una especial debilidad por este señor al que parecían interesarle tantas cosas, y por su mirada y su atención a los detalles que lo rodeaban. Si en la reseña de Ocultos en el bosque (2020) me parecía que lo único mejorable eran las guardas —que eran de un papel un poco brillante y de un color que no me encantaba— aquí no puedo decir ni eso: el papel es más elegante y de un color estupendo que encaja divinamente. Incluso el formato (algo más cuadrado) me gusta más. La edición es perfecta, me quito el sombrero con Kalandraka.

Editorial
Kalandraka
Año de Publicación
2021
Categorías
Sinopsis

Llega el viajero en una barca a un paraje del norte de Europa y,

cruzando bosques, aldeas y ciudades a lomos de un caballo irá conociendo el paisaje, la arquitectura, las costumbres y la vida cotidiana de sus gentes. Mitsumasa Anno publicó esta obra visual de «Los Viajes» por el Viejo Continente en 1977, cuando la presencia de un turista japonés era sorprendente en los países -Dinamarca, Inglaterra, Francia, Alemania?que visitó. El propio autor comenta sus impresiones de aquel primer periplo en 1953 con anécdotas, explicaciones sobre el contenido de las imágenes a doble página y reflexiones sobre el choque cultural que revelan su interés por la naturaleza, su carácter pacifista y tolerante -?son más las cosas que nos unen que las que nos separan?- y su pasión por el arte.
También te puede interesar
f
1942 Amsterdam Ave NY (212) 862-3680 chapterone@qodeinteractive.com
[contact-form-7 404 "No encontrado"]
Free shipping
for orders over 50%