Reseñas

La carretera

Cormac Mccarthy
Editorial
DeBolsillo
Año de Publicación
2007
Categorías
Sinopsis
Una demoledora fábula sobre el futuro del ser humano, ganadora del Pre mio Pulitzer 2007.Cormac McCarthy (1933) nació en Rhode Island, Esta dos Unidos. Las circunstancias de su biografía se hallan envueltas en la leyenda: no concede entrevistas, se dice que vivió bajo una torre d e perforación petrolífera y que en su juventud llevó la vida de un vag abundo. Considerado como uno de los más importantes escritores norteam ericanos de la actualidad, la publicación en 1992 de Todos los hermoso s caballos, ganadora del National Book Award, lo reveló como uno de lo s autores de mayor fuerza de la nueva narrativa norteamericana. Su éxi to, de crítica y público, se vio incrementado con la publicación de En la frontera y Ciudades de la llanura, que completan la llamada Trilog ía de la frontera. Otras de sus obras son Hijo de Dios, Meridiano de s angre, El guardián del vergel, Suttree, No es país para viejos y La ca rretera.La carretera transcurre en la inmensidad del territorio nort eamericano, un paisaje literalmente quemado por lo que parece haber si do un reciente holocausto nuclear. Un padre trata de salvar a su hijo emprendiendo un viaje con él. Rodeados de un paisaje baldío, amenazado s por bandas de caníbales, empujando un carrito de la compra donde gua rdan sus escasas pertenencias, recorren los lugares donde el padre pas ó una infancia recordada a veces en forma de breves bocetos del paraís o perdido, y avanzan hacia el sur, hacia el mar, huyendo de un frío

Custodios del fuego

Temática:
Sobrevivir al apocalipsis
Te gustará si te gustó:
The walking dead
Léelo mientras escuchas:
Spiegel im spiegel de Arvo Port
Acompáñalo con:
un Johnny Walker etiqueta negra

En poco más de doscientas páginas se puede contar una historia inmensa. Dos seres y un paisaje. Dos seres, un padre y su hijo, todavía en la niñez, vagando por un paisaje apocalíptico. Condenados a moverse sin tregua por una geografía devastada, esquilmada, cenicienta, bajo una perpetua luz de herrumbre. Dos seres a la deriva, famélicos, sucios, exhaustos. Siempre en el filo mismo de la desesperación, asediados por una atmósfera de fatalidad en la que, a cada recodo del camino, sentimos acechar peligros innombrables.

La carretera es un viaje al centro del horror y a la vez representa una inmersión alucinada en lo más escondido y tortuoso del alma humana. Pero al contrario que en las historias clásicas, aquí el héroe carece de destino. No hay un punto al que llegar, sólo el ansia de sobrevivir otro día. Contra el fondo de una hostilidad extrema, se recorta el perfil de los protagonistas: la erizada dureza del padre, suavizada no obstante por vocación sagrada de proteger a su hijo; la piedad del muchacho, último custodio de una mirada enternecida sobre la vasta debacle que le rodea.

“Cada cual un mundo entero para el otro”, escribe el narrador. Porque en mitad de la devastación, La carretera es una historia de amor como seguramente no se hayan escrito muchas en nuestros días. El laconismo de los diálogos acota los límites de la relación: “Mi deber es cuidar de ti. Dios me asignó esa tarea”. Cargar el uno con el otro, reavivar en esa mutua determinación el desvanecido hálito de una esperanza que les impulse a ambos a seguir arrastrándose por el mundo. No sólo sobrevivir, sino hacerlo preservando un rescoldo de humanidad que alumbre y dé sentido a su designio.    

Produce un estremecimiento de la sensibilidad la hiriente pureza del estilo de Cormac MacCarthy. Hay algo bíblico en la concisa descripción de los ambientes, en la minuciosidad demorada y sombría de esas visiones sin aliento. Y hay un punto de tragedia griega en la fatalidad con que, página tras página, vemos encaminarse a los personajes hacia un desenlace que, pese a la obstinación de la evidencias, preferimos ignorar. Por lo demás, no necesitamos saber qué ha sucedido para que la civilización entera se haya ido al traste, no nos apremia esa curiosidad. De algún modo, como hijos que somos de nuestro tiempo, en ningún momento dejamos de reconocer en esta soberbia novela la realidad de un contexto tan aterrador como irrenunciablemente familiar. 

Lo que este peregrinaje hasta los confines de la hecatombe simboliza es la materialización de una pesadilla que reconocemos como nuestra. Es un vagar sin objeto en un mundo que ha extraviado la esperanza. Pero de sus páginas se deduce también –y es ahí donde la novela se abre a una dimensión moral- el reverso de ese naufragio hipnótico: la heroica salvaguarda de una porción de ternura y bondad en el interior de los seres que transportan el fuego.

 

¿Qué dicen del libro?

Los Angeles Times Book R eview

Una de las mejores novelas de McCarthy, proba blemente su obra más conmovedora y personal.»

f
1942 Amsterdam Ave NY (212) 862-3680 chapterone@qodeinteractive.com
[contact-form-7 404 "No encontrado"]
Free shipping
for orders over 50%