Reseñas

Centauros del desierto

Alan Le May
por:  
Mario Crespo
Editorial
Valdemar
Año de Publicación
2013
Categorías
Sinopsis
Novela magistral en que se basó la mítica película Centauros del desierto (The Searchers, 1956), dirigida por John Ford y protagonizada por John Wayne.Alan Le May, nacido en Indianápolis en 1899, participó en la I Guerra Mundial y se licenció en Filosofía en la Universidad de Chicago. Su contribución a la literatura western consta de una quincena de novelas y una cincuentena larga de relatos, así como guiones de cine. Casi al final de su carrera, Le May escribió una obra maestra, Centauros del desierto (The Searchers, 1954), que dos años después llevó al cine el legendario director John Ford. La trama de esta novela es sobradamente conocida: dos colonos blancos se imponen la incierta tarea de rescatar a un par de niñas raptadas por una partida comanche en una de las muchas incursiones que sus guerreros hacían en el territorio de Texas, ya incorporado a los Estados Unidos. Para Amos y Martin, protagonistas de Centauros del desierto, la búsqueda se convierte en un fin en sí mismo, en algo que monopoliza sus vidas. Persiguen a los comanches casi más allá de toda esperanza lógica, porque, en opinión de Amos, un indio cuando huye -después de un tiempo piensa que debe desistir, y comienza a aflojar. Por lo visto, no concibe que exista una criatura que persista en una persecución hasta el final-.Además de un impecable western realista de aventuras, Centauros del desierto es una excelente recreación de los años finales de la lucha fronteriza contra comanches y kiowas, narrada con esa precisión e intensidad en los detalles que caracterizan las historias de Alan Le May. Sólo resta decir que la novela es más cruda, extensa y seria que la película de John Ford. Un motivo más para disfrutarla.

Épica de frontera

Temática:
Dos hombres contra los comanches
Te gustará si te gustó:
La película de John Ford, claro
Dónde leerlo:
A bordo de una diligencia
Léelo mientras escuchas:
Comanche, de Johnny Horton

Pese a lo que dice el tópico, muchas películas son mejores que los libros en los que se basan. Este es uno de los casos: la película de John Ford (1956) está por derecho propio en la lista de las grandes obras maestras de todos los tiempos, mientras que el libro de Le May (1954) es, sencillamente, una gran novela. Pero eso no va en contra de su calidad, ni le quita mérito. Tampoco haber visto la película, ni siquiera haberla visto unas cuantas veces, como es mi caso, perjudica la experiencia lectora. La novela es diferente en tono y en matices -más ruda, más compleja, con personajes distintos y una trama más larga-, y amplía mucho la información sobre el contexto histórico.

Y el contexto, claro, es el ocaso de la Comanchería, lo que algunos historiadores, quizás exagerando un poco, han denominado el Imperio Comanche. Una tribu secundaria y poco poderosa hasta la llegada de los españoles supo dominar como pocas el caballo, especie llegada de Europa, y sometió a otros indígenas hasta hacerse con un territorio amplísimo. A los españoles y a los ingleses no los subyugó, pero sí los mantuvo a raya, utilizando técnicas –el secuestro, la mutilación salvaje y el incendio de propiedades- que causaban terror entre los colonos. (Quien quiera profundizar en el tema desde una aproximación histórica, por cierto, puede leer El imperio de la luna de agosto, de S. C. Gwynne).

En la época en la que transcurre la novela, Texas ya se había incorporado a los Estados Unidos, pero la sombra de los temibles comanches seguía muy presente en la zona de frontera. En una de sus muchas incursiones, los indios secuestran a dos muchachas. Amos y Martin, los dos protagonistas de la historia, comienzan una búsqueda inscansable, convencidos de que el comanche “no concibe que exista una criatura que persista en una persecución hasta el final”.

Pero Centauros del desierto no habla principalmente sobre el conflicto con los comanches, sino sobre el ser humano, y en concreto el ser humano endurecido de la frontera, con las cuerdas tensionadas al máximo. Y sobre la persistencia, y sobre la familia, y sobre los vínculos sociales y cultuales que conforman una comunidad. Por eso es una gran novela, y por eso puede llevarse a otros contextos. Mi hija, mi hermana (Les cowboys), una notable película francesa de 2015, traslada la trama, más o menos, al mundo del islamismo actual, manteniendo la frescura de la historia.

Puede que la colección Valdemar Frontera, que está recuperando con buen criterio y técnica cuidada los clásicos del western, eligiera esta obra de Alan Le May entre las primeras de su catálogo por lo conocido de la película de Ford, que hará de gancho para muchos compradores. Pero si merece estar en su biblioteca no es por eso, sino sencillamente por sus méritos literarios, que son muchos y muy solventes. Una historia de acción con textura narrativa, épica, aventura, personajes inmortales y descripciones bellísimas. Sería una gran novela aunque nunca se hubiera adaptado al cine. Somos tan afortunados que podemos disfrutar de ambas.

Editorial
Valdemar
Año de Publicación
2013
Categorías
Sinopsis
Novela magistral en que se basó la mítica película Centauros del desierto (The Searchers, 1956), dirigida por John Ford y protagonizada por John Wayne.Alan Le May, nacido en Indianápolis en 1899, participó en la I Guerra Mundial y se licenció en Filosofía en la Universidad de Chicago. Su contribución a la literatura western consta de una quincena de novelas y una cincuentena larga de relatos, así como guiones de cine. Casi al final de su carrera, Le May escribió una obra maestra, Centauros del desierto (The Searchers, 1954), que dos años después llevó al cine el legendario director John Ford. La trama de esta novela es sobradamente conocida: dos colonos blancos se imponen la incierta tarea de rescatar a un par de niñas raptadas por una partida comanche en una de las muchas incursiones que sus guerreros hacían en el territorio de Texas, ya incorporado a los Estados Unidos. Para Amos y Martin, protagonistas de Centauros del desierto, la búsqueda se convierte en un fin en sí mismo, en algo que monopoliza sus vidas. Persiguen a los comanches casi más allá de toda esperanza lógica, porque, en opinión de Amos, un indio cuando huye -después de un tiempo piensa que debe desistir, y comienza a aflojar. Por lo visto, no concibe que exista una criatura que persista en una persecución hasta el final-.Además de un impecable western realista de aventuras, Centauros del desierto es una excelente recreación de los años finales de la lucha fronteriza contra comanches y kiowas, narrada con esa precisión e intensidad en los detalles que caracterizan las historias de Alan Le May. Sólo resta decir que la novela es más cruda, extensa y seria que la película de John Ford. Un motivo más para disfrutarla.
También te puede interesar
f
1942 Amsterdam Ave NY (212) 862-3680 chapterone@qodeinteractive.com
[contact-form-7 404 "No encontrado"]
Free shipping
for orders over 50%